9 de octubre de 2006

Adiós, D. Michael



Ayer Michael Schumacher perdió el mundial de Fórmula 1.

Sin embargo, para mí sigue siendo todo un campeón, y lo que es más importante: un señor. Tras la lógica decepción de romper el motor de su monoplaza, en lugar de aislarse, enfadarse, o arremeter contra alguien, montando uno de esos numeritos al que otros nos tienen acostumbrados, fue saludando y agradeciendo personalmente su trabajo a todos los ingenieros de su escudería.

El verdadero señor sabe perder, y porque sabe perder, también sabe ganar. Qué pena que otros pilotos no hayan aprendido aún esta lección, porque al no saber perder, nunca serán verdaderos campeones.

Hasta siempre D. Michael, siempre le echaremos de menos. Gracias por su última lección.

1 comentario:

sinretorno dijo...

Muchas gracias Juanxo. Tu blog tieene mucho fundamento. Animo, abrazo.