23 de mayo de 2007

46 millones de abortos


Leo en la prensa de esta semana que cada año se cometen cuarenta y seis millones de abortos en el mundo. Cada 6 minutos mueren una mujer y quinientos veinticinco niños en el mundo a causa de la práctica del aborto.


Me quedo pensando cómo hemos llegado a esto. Pero pronto se me pasa, y paso a leer en los deportes una entrevista a Samuel Etóo sobre la recta final de la Liga: tema importante donde los haya, como se puede ver. Joder, cuánta razón tenía Stalin cuando dijo que la muerte de un hombre era una tragedia, mientras que la muerte de un millón era sólo una estadística.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

En fin, parece que es legal...
¡Hay que joderse! (lo siento), resulta que es "legal" matar a tu propio hijo, siempre y cuando sea lo suficientemente pequeño...
Y lo peor es que la gente no se inmuta.
El otro dia vi una pelicula ("Children of men")... cuenta la historia de un mundo sin niños (el humano más joven tiene 18 años). Es un mundo desesperado, sin esperanza y, parece tonto decirlo, sin futuro.

Anónimo dijo...

-- es legal, por desgracia. Ahora te dejan abortar libremente antes de las doce semanas de gestación...hay que tener cobardía para hacer eso.

-- y pretenden ponerle plazos a la vida...a partir de las doce semanas de gestación, ya es ser humano. Antes es sólo un ente...No lo entiendo! todo sale de lo mismo no? tienen la misma carga genética...

pero quien no quiere entender, no entenderá nunca.

MCB dijo...

No hay nada más escandaloso que ver la indiferencia de la mayoría ante la vida humana. Nadie se plantea que, en su propio país, cada media hora muere un ser humano por haber cometido los "delitos" de padecer el Síndrome de Down o haber sido concebido en una familia pobre. Una sociedad que no levanta la voz ante la matanza salvaje de sus hermanos no merece ser llamada "sociedad".

Juanxo, enhorabuena por tu blog. La red necesita gente que piense y argumente: ya sobran los lugares donde se grita o se escupe. Me convertiré en visitante asiduo de tu blog y lo incluiré entre mis favoritos. Un abrazo;

el forajido.

Benita Pérez-Pardo dijo...

Muy bueno.
Lo peor es que además hay una alta reincidencia en países desarrollados y entre mujeres jóvenes. Sin contar con lo niños que mueren por la píldora del día después que se administra a adolescentes gratuitamente, generalmente los lunes, en los centros de salud.
Haces bien en recordar este asunto. No podemos acostumbrarnos a convivir con semejante barbarie.

El Cerrajero dijo...

Nunca antes el crimen ha sido tan rentable.

Gaby dijo...

Qué cosas tiene uno que leer. Y leyendo un blog como este y en mi calidad de argentino, tengo algunas pautas sobre algunos males que aquejan a mi sociedad. Seguramente sos de aquellos españoles que justifican un genocidio que (difiere según la fuente) alcanza los 40 millones de personas. Hablo de la colonización de Amércia. La mal llamada, por otra parte, colonización, dado que colono es quien se instala e inicia una nueva vida en otro lugar transfiriendo de manera pacífica sus valores y cultura. Aquí hubo conquista, exterminio, puro y duro. Curioso es que la orden jesuita (que comenzó como brazo armado de la iglesia) terminasen conviritiéndose en los más moderados. Lamento que en mi país el aborto no sea aún legal, en tanto que está probadísimo que en los países en los que no lo es mueren cientos de chicas que lo practican ilegalmente en condiciones de higiene y salubridad deplorables. Siempre estuvimos un paso atrás que Europa, en algunos casos afortunadamente (nunca se hizo un exterminio en pos de ninguna de nuestras culturas originarias) pero lamentablemente acá se siguen dejando morir chicas. Defender a la Santa Inquisición (que de santa tuvo poco) es caer en un nivel de chatura intelectual y ceguera histórica comparable a los gurúes del "holocuento" (aquellos que sostienen que no existió tal cosa llamada holocausto). Mientras sigan existiendo fundamentalistas del dios occidental y cristiano como vos, amigo, el vaticano y todo su oro no tienen de qué preocuparse. Mientras tanto, seguirán combatiendo la pobreza con dádivas, las diferencias con intolerancia y la búsqueda de la paz a punta de espada o fusil. Larga vida a los "curas tercermundistas", que fueron los que de verdad se ensuciaron las perneras de los pantalones, y que cuando hubo que tomar las armas junto al pueblo, las tomaron. El vaticano tiene demasiado oro como para seguir pregonando la humildad...

Gaby dijo...

Fe de erratas: donde dice "Amércia" léase "América".
Salud.

Fón dijo...

Ha debido de entrar un ser anacrónico a través de la máquina del tiempo