13 de abril de 2008

Words, words, words



En la batalla contra la vulgaridad nos jugamos mucho. Por eso es bueno aprender a catar un vino; a reconocer el romero, la murta, el hinojo, la lavanda; a disfrutar de un paisaje y de un boquerón en vinagre. Hoy os propongo hacer un esfuerzo por recuperar algunas palabras que se van oxidando en los arrabales del diccionario, pero que son tan bonitas.

- meandro
- delirante
- vestigio
- zalamero
- estrafalario
- democracia a la búlgara. (¿?)

Si todos procuramos utilizarlas esta semana, habremos hecho un favor a nuestra sociedad, redimiéndola de su zafiedad, rampante.

(Por favor, indica en los comentarios el contexto en el que has “colocado” la palabra, lo que será una ayuda para los demás).

5 comentarios:

Sefs dijo...

Democracia a la búlgara y zalamero no las he usado nunca...
Meandro es propia de las clases de geografía, ¿no?
Delirantes hay muchas cosas en mi vida por suerte, todas aquellas cosas en las que no hay ni el menor vestigio de tristeza. Y es que no me hacen falta ni situaciones ni personajes (tipo Mr Bean) excesivamente estrafalarios para reírme XDDD

maria jesus dijo...

Ese personaje, estrafalario y zalamero, sin el menor vestigio de piedad, en un acto de democracia a la bulgara corrió de forma delirante hacia el meandro del rio. Los demás lo observabamos pasmados ¿se tirará al agua en plena curva?

continuará

teka dijo...

me sumo a lo dicho por mariajesus ( aunque mi comentario pueda resultar algo zalamero o estrafalario lo he pensado mucho) ;)

gente sin prejuicios dijo...

palabra importante aprendida este año: tautológico. saludos

Bastian dijo...

Zalamero, delirante y estrafalario las uso con frecuencia: son tremendamente expresivas. Zalamero suena a melaza, es decir, algo pegajoso. Delirante, no es complicada de colocar: basta estar ante algo que se sale de lo lógico. Estrafalario lo asocio a "extra" = fuera de: algo que no cuadra, que está fuera de lugar.