10 de abril de 2006

¿Dónde está la sabiduría que perdimos en el conocimiento? ¿Dónde el conocimiento que perdimos en la información?

Vivimos rodeados de libros, periódicos, televisiones, ordenadores, carteles de publicidad... En un sólo día, recibimos más información que un hombre de hace 500 años podía recibir en toda su vida. Todo esto está muy bien: sociedad de la información, globalización, etc... Pero, ¿tanta información nos ayuda a entendernos? ¿Nos hace más felices? ¿Nos da más amigos? Pienso que no. El problema llega cuándo NO SOMOS CAPACES DE ENTENDER NADA: tenemos tantos mensajes que nos ahogamos en ellos. Y se convierte en una quimera distinguir qué es lo importante de lo que lo no es.

Hay dos formas de desinformar a un jefe: no rindiendo cuentas de lo que hacemos, o dándole dos tomos de 700 páginas que resumen lo que hemos hecho. Es imposible que el jefe lea las 1.400 páginas, por lo que está tan desinformado como al principio. Eso es un poco lo que nos pasa...

Al final, es google el nuevo "creador", quien decide quién existe y quién no, quién está y quien no... Pero... ¿y si Google no me entinde? Y... ¿quién domina Google?

1 comentario:

Mora-Fandos dijo...

Hola, me ha gustado la referencia a los versos de Eliot en el título de este apunte.

No sé quién es Google ni lo que se propone. Por ahora facilita un gran margen que permite la respiración de muchos contribuyentes de contenidos. Supongo que no es perfecto, como nadie en este mundo: sobre todo a raíz de su vasallaje a los chinos. En fin, felicito la Pascua de paso.

Manel